Utilizamos Cookies propias y de terceros con fines publicitarios y para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestra web, Usted acepta nuestra política de privacidad .

Loading...
Home / Comunicados

¿Se puede usar Aceite de Oliva Virgen Extra para freír?

Ya lo hemos comentado en algunos posts pasados, como “El verdadero Aceite de Oliva Virgen Extra”, pero queríamos dedicarle un post semanal a este tema. En efecto, el Aceite de Oliva Virgen Extra es el más indicado para hacer frituras; sus características lo hacen perfecto para aguantar las altas temperaturas. Esto es así por su alto contenido en antioxidantes, por la alta concentración en ácido oleico y por la presencia de polifenoles que impiden su temprana oxidación y degradación, proporcionando una mayor resistencia a las altas temperaturas.

Además, provoca una película alrededor del alimento impidiendo que este se empape de aceite, evitando un aporte calórico extra y un mayor gasto, ya que la densidad de este aceite crece al calentarse, permitiendo freír más cantidad con menos producto.

De modo que mucha gente piensa que usar este aceite de calidad para freír supone un derroche de producto y dinero, ya que otros aceites son más baratos, pero a la larga es más rentable y sin duda más saludable.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin

Una lengua electrónica para catar aceite, ¿el futuro?

Las características sensoriales de los Aceites de Oliva Virgen Extra son fundamentales para valorar su calidad por su relación con sus propiedades nutricionales y, a menudo, son decisivas en la elección del consumidor.

Según la reglamentación europea, la valoración organoléptica de los aceites de oliva es parámetro oficial para establecer su calidad y debe ser realizada por unos catadores oficiales. Esta evaluación, obligatoria hoy en día, es un procedimiento largo, costoso y sujeto a la subjetividad del evaluador, motivo por el cual se buscan otras alternativas. Entre ellas se encuentra la lengua electrónica, la cual contiene unos sensores que reconocen los compuestos de los atributos sensoriales de los aceites, como los polifenoles y los compuestos volátiles.

Recientemente se realizó una investigación para evaluar su fiabilidad y se comprobó que fue capaz de predecir con exactitud el contenido en compuestos fenólicos de los aceites pero con menor precisión la concentración de volátiles.

Por tanto, vemos que esta herramienta de cata no es precisa en su plenitud pero, ¿quién sabe si más adelante se convertirá en la forma oficial de cata?

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin